Juan Carlos Reveco: “Lo que me mantiene en actividad el deseo de seguir peleando”

Comparte esta noticia

“Cotón” tiene fecha y lugar para su retorno: será el 12 de diciembre, en Rosario, frente a Abel Leandro Silva, por el título argentino supermosca.

Con las ganas de seguir subiéndose a un ring de forma profesional a flor de piel, el ex doble campeón mundial minimosca y mosca, Juan Carlos Reveco se prepara para el regreso y cerrar el 2021. “Lo que pasó es que con la pandemia creo que se retrasó todo en mi vida. Es que la idea era hacer un par de peleas más y retirarme, pero aún tengo las ganas de entrenarme y continuar. Un par de peleas más y emprender otro proyecto”, dice el popular “Cotón” Reveco a sus 38 años.

Con las ganas de seguir subiéndose a un ring de forma profesional a flor de piel, el ex doble campeón mundial minimosca y mosca, Juan Carlos Reveco se prepara para el regreso y cerrar el 2021. “Lo que pasó es que con la pandemia creo que se retrasó todo en mi vida. Es que la idea era hacer un par de peleas más y retirarme, pero aún tengo las ganas de entrenarme y continuar. Un par de peleas más y emprender otro proyecto”, dice el popular “Cotón” Reveco a sus 38 años.

La pelea está prevista para el próximo domingo 12 de diciembre en el Sport Club de Rosario, por el título argentino supermosca frente a Abel Leandro Silva. Eso es lo que anuncia la cartelera donde se cuenta la vuelta de Reveco a los escenarios. Aunque el propio Reveco asegura no saber frente a quien combatirá en su retorno.

Lo cierto es que, con la pandemia y siempre con la idea del retiro rondando, la vida deportiva del ex campeón de la AMB se fue estirando. No por casualidad, Cotón es una de las grandes figuras del boxeo mendocino de los últimos 20 años y uno de los más queridos en el ámbito nacional. Su vigencia es fruto de su esfuerzo y trabajo.

Mientras entrena bajo la órdenes de Jorge Arias, el malargüino intenta proyectar su vida fuera del ring. “Volví con el viejo equipo del Narigón Arias y con Diego Giménez, en parte física. Estoy bien”, sentenció.

 

-Sabés que volvés, pero no frente a quien…

-El Negro Rivero (su manager) me propuso pelear ahora en estos días a mediados de diciembre y la verdad que no tengo idea donde voy a pelear ni mucho menos con quien. Sólo sigo entrenando .

 

-¿En qué categoría vas a pelear?

-En supermosca, porque moscan no doy más. Se me hace difícil dar el peso mosca. Estoy grande. Estoy viejo (deja escapar una carcajada).

 

-¿Hasta cuándo tenés pensado seguir en actividad?

– Voy hacer una o dos peleas más, porque todavía hay ganas. Calculo que el año que viene me retiro.

 

-¿La pandemia afectó tus planes?

-Sí, como a todos. La inactividad es una cag… Estos dos años de la pandemia me jugaron en contra.

 

-¿Qué has proyectado para después del retiro ?

– Estoy haciendo y tratando de armar un gimnasio y dar clases. Estoy armando eso. Por ahora lo haría en Mendoza, pero más que nada estoy entrenando para pelear.

 

-¿Hubo alguna propuesta de pelear fuera del país?

-Sí, hubo propuestas pero no fueron del todo seguras ni concretas. En definitiva, no prosperaron.

 

-Se reabrió el Luna Park, estuvo la posibilidad de que pelearas allí.

– No, no quedamos en nada nunca. Pero lo bueno es que se haya reabierto Luna al boxeo otra vez.

 

-Cómo te sentís físicamente?

-Me siento a pleno. Bien. Super bien. Por ese motivo quiero volver a pelear sino, ni atino. Sino me sintiera bien diría: “hasta acá llego” y me dedico a otra cosa.

 

-¿Pensabas que ibas a pelear tanto tiempo?

-No, cuando era más pibe pensaba que a los 33 años estaría retirado, pero se vuelve difícil dejar de un momento para otro. Estuve un tiempo retirado cuando vine de Japón y perdí el título en 2015. Sin embargo, uno lleva este deporte en el alma y cuesta dejarlo de un día para el otro. Es difícil.

 

-¿Qué te mantiene en actividad y con ganas de seguir?

-El deseo de pelear; extraño el ring y entrenarme. Siempre me gustó mucho entrenar. Soñar algo más, no porque cumplí con lo que quería y los objetivos que me había propuesto. Lo que pasa es que uno dice una más y se va haciendo otra y otra pelea y no termina más. Creo que hay un punto en el que hay que decir hasta acá llego. Pero cuando voy al gimnasio me siento muy bien y por ese motivo quiero volver a pelear. El año que viene veremos.

 

-¿Como ves el boxeo mendocino?

– Con muy pocas figuras. Las figuras que estaban surgiendo, como el pibe Kevin Muñoz, que tuvo la mala suerte de caerse, pero bueno también hay que pensar que es una pelea perdida y ojalá salga a flote. Pero lo que necesitamos que salga a flote es la Federación Mendocina de Box y que los pibes empiecen a tener peleas y tenga más continuidad. Es la manera de que siga creciendo el semillero. Si no, nos vamos a quedar con lo que teníamos.

 

-¿Viste las peleas en el Luna Park?

-Vi la pelea de Kevin Muñoz. Yo he guanteado con Aquino cuando entrenaba con Charly y por lo que he visto ha progresado mucho. Lo puso de cabeza mal a Muñoz y a veces los nocaut dejan sus secuelas. Una pena, porque Muñoz es un boxeador que venía invicto. Lo importante es que joven y se tiene que recuperar. Es un buen proyecto.

 

-¿El cariño de la gente es algo que ayuda a la continuidad?

-Es así y la verdad, no me puedo quejar del cariño incondicional de la gente en todos estos años. Lo cual sigue siendo muy importante para mí.

 

-¿Supiste del mal momento que está atravesando Yésica Marcos?

-Es muy triste lo que le está pasando a Yésica. De estar en la cresta de ola a esto. Es durísimo. Es una colega y una amiga que le dio mucho a la provincia y al boxeo. Que esté en esas condiciones es muy triste. Espero que pueda salir adelante con todo.

Fuente: Diario los Andes