La Justicia investiga el paradero de dos mujeres en San Rafael

Comparte esta noticia
Un llamado desde Buenos Aires a una Comisaría local inició una investigación que pasó también a la órbita Federal por la presencia de un paraguayo al que le secuestraron 20 porros.
La investigación está en torno a la presencia de dos chicas, una menor de edad, que aparentemente estaban de vacaciones en una cabaña en la Villa 25 de Mayo.
El llamado fue efectuado por una persona que se hizo pasar por el padre de la menor que presuntamente había denunciado su paradero inició la pesquisa.
Personal policial se presentó en un complejo de cabañas, ubicó a la menor y está aportó el teléfono de su padre que recibió un llamado de la Justicia y aseveró saber donde estaba su hija. La respuesta de los investigadores fue que el hombre se acercara a una comisaría en Buenos Aires con la partida de nacimiento de la joven y su número de DNI para constatar la veracidad de sus dichos.
El hombre aceptó la propuesta, se presentó en una dependencia bonaerense con la partida de nacimiento de su hija y se corroboró que no existía ningún pedido de paradero como se insinuó en el primer llamado telefónico a una comisaría sanrafaelina.
En este contexto la Fiscalía ordenó de inmediato, para preservar la salud de la joven, la intervención del ETI. Lo extraño es que esa misma madrugada arribó a las cabañas una persona oriunda del Paraguay que cayó a buscar a ambas mujeres.
El hombre circulaba en un FORD KA alquilado el día anterior en Buenos Aires y se sospecha que podría ser el que hizo el primer llamado denunciando el paradero de la menor.
Allí en la requisa, los policías encontraron 20 porros en el interior del vehículo y el hombre quedó demorado a disposición de la Justicia Federal.
En este marco para tratar de relacionar al paraguayo con estas mujeres, el fiscal ordenó el secuestro de todos los teléfonos celulares para determinar alguna presunta vinculación delictiva. Asimismo se llamó al número de teléfono desde donde se hizo el primer llamado y la persona que atendió dijo que era el número de una rotisería donde aparentemente trabajaría el ex novio de una de las mujeres que estaban en la cabaña.
Todas estas particularidades del caso, si bien hasta ahora no arrojaron ningún delito salvo el secuestro de los porros por eso se dio intervención a los federales, llamó la atención de los pesquisas que ahora están a la espera de los análisis de los teléfonos incautados.
Fuente: Info YA!