Recaudación: Más de 14.000 multas en lo que va del año

Comparte esta noticia
En el 2021 hasta el 16 de noviembre la Policía Vial labró 14.516 multas en la vía pública a un promedio de 45 por día.
La cifra demuestra la complejidad en la que vivimos a diario, la falta de empatía que existe en las calles con un promedio de 5 accidentes diarios y el impacto en la recaudación que va a parar a las arcas del Estado.
Una falta leve como el mal estacionamiento tiene un costo de $2.200 y si se paga antes de los 5 días hábiles se reduce al $1.320. Si tomamos en cuenta que este año se labraron 5.116 multas por este tipo de infracciones la facturación fue de $11.255.200 sin tomar en cuenta cuantos accedieron a la bonificación por pagar antes de los 5 días hábiles.
Una falta grave cotiza en los $15.400 que con el descuento desciende a $9.240. Este año a modo de ejemplo, por girar a la izquierda en avenidas se confeccionaron 196 multas que representaron una facturación de $3.018.400, con la salvedad de aquellos que pagaron la multa antes de los 5 días hábiles.
Los datos más preocupantes están en el segmento de las faltas gravísimas y los concursos que significan actas con más de una infracción. El valor de una falta gravísima asciende a $22.000 y un concurso a $33.000.
A modo de ejemplo se labraron 1.607 multas por concursos que significaron una facturación superior a los $53.000.000 sin tomar en cuenta la bonificación que bajaría a los $19.800.000. Los concursos son la segunda causa de multa después de los estacionamientos.
En faltas gravísimas el cóctel con mayor cantidad de multas los componen entre otras categorías la ausencia de licencias de conducir (1.169 actas), el no uso del cinturón de seguridad (533), el uso del celular en la conducción (213) , el cruce de semáforos en rojo (205) , la alta velocidad (14) y sumamos las picadas (1) . La cifra facturada por esta cantidad de multas ascendió a $36.416.600 sin tomar en cuenta bonificación alguna por pago por adelantado.
En este esquema llamó la atención la escasa cantidad de multas por exceso de velocidad y/o picadas y esto se debe a la ausencia del radar. Lo llamativo es que en la mayoría de los accidentes se reitera este tipo de infracciones que ponen en riesgo la vida de los automovilistas, ciclistas y motociclistas.